Tomiki Aikido

Lee Ah Loi Sensei

 

ARTÍCULOS

 

 

_________________________________________________

 



Ensayo sobre el Sistema Tomiki de Aikido



Publicado Junio 17, 2007 Articulos 1 Comentario
Escrito por la Dra. Lee Ah Loi
7º Dan Shihan Japan Aikido Assosiation
7º Dan Iaido Renshi Zen Nihon Kendo Renmei
7º Dan Jodo Renshi Zen Nihon Kendo Renmei
Traducido por A. J. G. Camuñas

TRIBUTO A KENJI TOMIKI SENSEI E HIDEO OHBA SENSEI

Después de 46 años de práctica y estudio he decidido publicar en este articulo los resultados de una mejorada comprensión y, al mismo tiempo, mi gran admiración hacia el genio y la figura de Kenji Tomiki Sensei (8º Dan Judo y 8º Dan Aikido) y su de su leal ayudante Hideo Ohba Sensei (8º Dan Judo y 8º Dan Aikido) en su desarrollo del Sistema Tomiki de Aikido. Este articulo será de particular interés para todos aquellos cuya actitud hacia el Aikido sea algo más que “aprender lo que me enseñan” y deseen ir aún más allá. Si se estudia este Sistema de forma constante y diligente, prestando atención a tu propio aprendizaje, entrenamiento y desarrollo (autodisciplina) deberás comprender y aceptar que no existe realmente un final en el “camino” y con el debido respeto y admiración nunca pararás en este cometido.


UNSOKU
Gracias a este simple ejercicio de movimiento en ocho direcciones, has entrenado tu cuerpo para moverse en cualquier dirección sin pensar. Así es, has aprendido a equilibrarte instintivamente después de moverte. Nunca podrías vencer a un oponente si primero tuvieras que “reequilibrarte” siendo así demasiado lento en tus movimientos.

He notado que la mayoría de practicantes no prestan la suficiente atención hacia su propia “integridad” intentando hacerlo lo más perfecto posible cuando realizan este ejercicio. He observado que el movimiento siguiente es siempre más lento. Si, al comienzo del ejercicio puede que este se realice bien pero luego tiende a deteriorarse probablemente debido a una pérdida de concentración.


TANDOKU-UNDO
Este ejercicio consiste en moverse hacia adelante, hacia atrás, movimientos en ángulo y giro de caderas. Ahora, se trata de aprender a combinar y coordinar el movimiento de los brazos/manos al mismo tiempo que el de los pies y además manteniendo el equilibrio. El ejercicio comienza con movimientos del mismo pie y brazo/mano y luego se complica con movimientos del pie y brazo/mano opuestos.
De nuevo observo que, muchos practicantes de Aikido Tomiki, únicamente tratan de recordar la secuencia de los movimientos y con esto, no avanzan en el desarrollo de este básico pero también poderoso ejercicio de control del oponente. Desarrollando la práctica de tandoku-undo, el aikidoka entrenará progresivamente los movimientos circulares, sean estos cerrados o amplios, los cuales son la esencia del Aikido.


UKEMI
Existen solo tres formas básicas de caer, hacia atrás sin rodar ya que se considera peligroso durante la práctica libre, hacia los lados y hacia adelante. La práctica de ukemi no solo consiste en aprender a caer sin hacernos daño, lo cual es muy importante, si no también en la aceptación de que nos proyecten, sintiendo así el poder que las técnicas de Aikido producen. Y aún más importante que todo eso, si uno no cae, nuestro compañero no prácticara sus técnicas ya que el Aikido trata sobre el control o la proyección del cuerpo de nuestro oponente, suficiente razón para que esta actitud sea luego reciproca.

He notado que ukemi es la disciplina más difícil de aprender y hace que muchos no avancen en su aprendizaje. Se trata de práctica, mientras más practiques esta disciplina, más flexible y robusto te harás y además tus órganos internos se fortalecerán con el tiempo, casi sin planteartelo.


RANDORI-NO-KATA
Como su propio nombre indica, son los fundamentos básicos para randori (un tipo de práctica libre sin estructura o secuencia). Las 17 técnicas de randori-no-kata están divididas en:

Atemi waza (5 técnicas)
Kansetsu waza: Hiji waza y Tekubi waza (5 y 4 técnicas)
Otoshi waza (3 técnicas)

Estos son nombres descriptivos para entender el significado de las técnicas.

Atemi implica un daño o golpe, pero ya que practicamos Aikido (armonía con nuestro oponente), el golpeo/daño es reemplazado por un contacto de empuje/proyección controlado. Esto es extremadamente difícil de conseguir. Las atemi-waza son para proyectar a alguien hacia atrás, gracias a una ejecución frontal, lateral o trasera de las técnicas sobre uke. Sin controlar primero a uke cogiendo sus manos, es muy difícil aplicar estas técnicas, especialmente si uke ataca frontalmente y tú estás lógicamente tratando de esquivarlo (tai-sabaki). Te encontrarás de repente con su fuerza y te parará en tu movimiento a menos que seas más corpulento que él.
Controlar el movimiento de pies de uke es la clave aquí. Deberás lanzar a tu oponente en el instante que transcurre entre que su pie delantero se posa en el suelo y su pie trasero se mueve intentando recuperar el equilibrio. Está claro que el angulo de ataque de tori es también muy importante.

Kansetsu-waza son técnicas que se aplican a las articulaciones. Están divididas en hiji-waza o técnicas de codo y tekubi-waza o técnicas de muñeca. Si solo te centras en recordar esto y no intentas comprender en profundidad estas técnicas, te queda un largo camino por recorrer hasta que logres controlar a tu oponente a través del codo o la muñeca.
Las tekubi waza son paticularmente útiles cuando tu oponente es mayor y más fuerte que tú ya que la muñeca es su parte más débil. He notado que no todo el mundo es capaz e entender esto y tratan de reemplazar el control del oponente mediante la muñeca por el control del oponente mediante la fuerza.
Otoshi significa lanzar hacia abajo y la palabra descriptiva para uke es “flotar” ya que uke siente como si volara por el aire antes de aterrizar en el tatami.

Otoshi waza (uki waza) son técnicas muy díficiles de ejecutar pero con un buen uke y mucho entrenamiento, estas técnicas son imparables y otorgan una maravillosa sensación de poder controlar al oponente sin esfuerzo.

Este conjunto de técnicas (randori-no-kata) fueron desarrolladas por el fundador de nuestro estilo gracias a su extenso entrenamiento y a su profundo conocimiento de Judo y Aikido y a su percepción de que la práctica libre (randori) podría desarrollar aún más las habilidades del practicante.

Una vez más, no se hace bastante incapie en este método de entrenamiento. En el entrenamiento randori aparece demasiado a menudo la fuerza bruta. Entonces no podremos dar la lección por aprendida ya que nuestra misión es armonizar con la energía de nuestro adversario. En esta etapa todavía nos quedará un largo camino hasta que podamos sentir que estamos haciendo Aikido.

La competición (shiai) es el nivel final del randori pero no debería ser la última meta del entrenamiento. Ya que en la competición deben haber un ganador y un perdedor, la importancia de ganar prevalece y no nos permite entender que shiai es solo un juego creado para evaluar nuestro propio Aikido así como el control de nuestra mente y cuerpo. Un evento competitivo tambien sirve como excusa para que practicantes de Aikido Tomiki de todas partes se unan, aprendan y compartan sus inquietudes más allá del confinamiento de su propio dojo. Muchas veces estas oportunidades se pierden debido a la concentración en el mero hecho de competir y ganar.


KORYU NO KATA
El nombre significa estilo antigüo o tradicional. Estas técnicas también han sido agrupadas en conjuntos de katas. Existen 6 grupos de katas que van desde 16 hasta 50 técnicas para facilitar el aprendizaje tal como fueron enseñadas por Morihei Ueshiba.

Lo que yo veo es que se limita el aprendizaje a la secuencia de las katas con el propósito de examinarse o de competir en vez de profundizar en el estudio de la conexión entre las formas de randori y koryu. Los principios subyacentes de práctica y aplicación de randori y koyu son los mismos. Es debido a la preservación de la seguridad que las técnicas de randori están restringidas a 17, un tipo de ataque contra un solo atacante armado. Esto difiere marcadamente con la variedad de formas de los koryu. El mérito aquí consiste en haber agrupado las técnicas para ser recordadas fácilmente y que al mismo tiempo sirvan para reforzar ciertos movimientos fundamentales en Aikido. Hay varias técnicas en randori que se repiten en los koryu. También existe el trabajo con armas en los koryu, con el cual el aikidoka mantiene una conexión historica con el Budo japonés y además puede estimular al estudio de otros tipos de Budo. Esto además servirá para inspirar al aikidoka y le animará a seguir entrenando más allá de sus primeros días de randori.

Comenzé a estudiar Iaido y Jodo en 1981 continuando así hasta nuestros días. Muy pronto descubrí cuanto en común tenían el Zen Nihon Kendo Renmei (ZNKR) y el sistema de entrenamiento ideado por Tomiki sensei. Los tres, Aikido, Iaido y Jodo tienen equivalencias comunes en cuanto a la agrupación de técnicas:

Randori No Kata (17 técnicas), ZNKR Iaido Seitei Kata (12 Técnicas), ZNKR Jodo Seitei Kata (12 técnicas).
También los tres mantienen un sistema de koryus que guardan la sabiduría tradicional y evidencian la complejidad de sus respectivos Budos. En el caso del Iaido, los koryus están formados con técnicas de diferentes escuelas para mantener la linea original de enseñanza.

Y para finalizar haré un resumen de mi propio camino a través del Aikido. De nacionalidad china, soy originaria de Singapur pero he vivido en Reino Unido desde 1954 hasta 2003, momento en que emigré a Australia. No soy capaz de escribir o leer en japonés y como mujer, siempre me he visto en minoría dentro del mundo del Budo. Sin embargo, después de muchísimos años de contactos con instructores que visitaban Londres y de continuos viajes a Japón para entrenar y aprender he conseguido entablar relaciones con un gran número de maestros.
Primero entrené con Senta Yamada sensei desde 1961 hasta 1966 mientras me doctoraba en medicina por la Universidad de Londres. Luego practiqué con Naito sensei en 1968 y también en esos días con Takeshi Inoue sensei hasta 1971, momento en el que hice las maletas para seguirle hasta Japón y aprender bajo las enseñanzas de sus dos maestros, Kenji Tomiki e Hideo Obha sensei. Mi estancia duro 5 meses y desde aquellos días siempre mantuve contacto con mis maestros hasta que murieron.

De Obha sensei aprendí sobre los koryus ya que gran parte del desarrollo de estos fue gracias a él mientras que Tomiki sensei se volcaba en definir el sistema randori. Obha sensei fue de crucial importancia para mí ya que me orientó en el estudio del Iaido y la Naginata. Senta Yamada sensei fue mi guía en Jodo. A día de hoy, todavía sigo con mi estudio del Budo japonés gracias a la gran influencia que ejercieron sobre mi dichos maestros. Sobre todo Ohba sensei que por aquellos tiempos fue como un padre para mí y logró contagiarme con su espíritu en la práctica del Budo. Siempre tendrá un lugar en mi corazón.


Después emigré a Perth, Australia, debido a sus marvillosos lugares y a su apacible clima. Sigo practicando Aikido, Iaido y Jodo y todavía hoy viajo hasta Japón para aprender.

En Perth, Australia a Junio de 2007